El Proyecto

El proyecto mejora la calidad de las universidades colombianas, cubanas y panameñas al transferir la experiencia de la UE para diseñar e implementar un referencial de calidad (marco, herramientas y metodología) basado en la evaluación de impacto. Esta herramienta complementa los sistemas de control de calidad reales actualmente limitados a la calidad de la enseñanza y la investigación. Esto fomenta una evolución hacia una cultura impulsada por el impacto en las instituciones que mejora la calidad y la relevancia de los servicios que prestan a su comunidad.

El proyecto da como resultado un sistema de control de calidad de impacto, inspirado en la experiencia de la UE y adaptado a los 3 contextos nacionales. Las IES están capacitadas para aplicar el referencial de calidad a nivel institucional (el impacto se mide e incluye en el desarrollo estratégico) y en el nivel funcional (se dirigen más actividades / proyectos a las comunidades locales y se maximiza su impacto). La idoneidad para el propósito y la relevancia práctica de este sistema de control de calidad se verifican mediante su implementación en 11 universidades, bajo la tutoría de expertos europeos.

Los resultados y las mejores prácticas se compilan en dos series de publicaciones: una para la gerencia universitaria superior que explica cómo medir, monitorear y aumentar el impacto y recopilar las mejores prácticas. La segunda serie, para profesores y personal especializado, proporciona pautas e inspiración sobre cómo maximizar el impacto de las actividades de las universidades para el medio ambiente local y lo ilustra mediante un compendio de estudios de caso.

Las principales conclusiones y recomendaciones se comparten con las partes interesadas de los 3 países durante la conferencia del proyecto para crear conciencia y estimular la replicación.

El proyecto promueve cambios culturales en las universidades que entienden mejor cómo responder a las necesidades de su entorno, cómo participar en actividades innovadoras y de mayor impacto. Las comunidades regionales y locales se benefician de los resultados concretos de los proyectos piloto y refuerzan sus vínculos con las IES abiertas al entorno local.

Cómo aborda IMPALA sus metas y objetivos

El proyecto permite a las universidades comprender evaluar su impacto (todos los beneficios tangibles e intangibles que aportan al entorno local, como los resultados educativos e intelectuales, financieros, de desarrollo empresarial, sociales y de visibilidad) e integrarlos en su sistema de control de calidad. Son más abiertos y reactivos a sus necesidades ambientales, lo que mejora la relevancia y la calidad de los servicios que brindan a su comunidad, como parte de su tercera misión.

Objetivos específicos de IMPALA

Diseñar e implementar una referencia de calidad (marco, herramientas, metodología) para la evaluación de impacto, complementando los mecanismos actuales de control de calidad de las universidades en Colombia, Cuba y Panamá. La experiencia de la UE en el dominio se transfiere a los países objetivo que desarrollan el instrumento y lo adaptan a su contexto nacional.

Proporcionar a las IES las capacidades para aplicar esta referencia de calidad a su situación. Todas las categorías de personal están capacitadas y asesoradas durante la implementación en el sitio. La alta dirección evalúa el impacto de su institución y adapta su planificación estratégica. Profesores y especialistas participan en actividades de alto impacto dirigidas a la comunidad.

Mejorar la calidad y la relevancia de los servicios para la comunidad como parte de la misión universitaria. El material de referencia, las directrices, los estudios de casos y las mejores prácticas se publican y comparten. Las universidades utilizan este material para mejorar su capacidad de respuesta a las demandas del medio ambiente. Los ministerios y asociaciones estimulan.

Logros de IMPALA

La propuesta enriquece los sistemas de control de calidad actuales (limitados a la enseñanza y la investigación) al incorporar el impacto. La herramienta de evaluación y el conjunto de recomendaciones permiten la evaluación y mejora de todas las actividades, en particular los servicios que las universidades brindan a la comunidad. Al darse cuenta de su contribución a la sociedad, las universidades modernizan su planificación estratégica, adaptan su organización y estructura de trabajo, para proporcionar mejores servicios para satisfacer la demanda de su entorno.